viernes, 29 de noviembre de 2013

Se me escapó un Patito!

Seguro ya leíste que no todos los Patitos están en la fila, y a mí hoy se me escapó el "Patito de la Duda".

Cuando un desplumado emprende este duro camino siempre se siente muy esperanzado, sabe que logrará ese embarazo, sabe que cada nuevo tratamiento es una oportunidad y si no es en ese, será en el próximo y así sucesivamente, porque siempre la esperanza, las ganas y las garras lo acompañan.

Pero cuando ya se probaron varios tratamientos, varios protocolos, varios médicos, se fueron años, oportunidades, edad, dinero, ganas… ¿qué queda?. Hoy, el Patito de la Duda me hizo preguntarme cuándo será el momento de decir basta. Si tendré la capacidad y fortaleza para decir hasta dónde… cuándo es el momento. Preguntárselo también es una forma de crecer en esto y de hacer el duelo.

Es indiscutible que cuando el desplumado se emprende en este camino de la infertilidad lo transita sabiendo que será largo, es una realidad, si logra un embarazo medianamente en corto plazo sabe que si desea un segundo hijo tendrá que volver a transitar lo mismo. Es algo que tiene presente, que lo vive, lo padece, lo siente. 
Entonces inevitablemente empieza a hacer acuerdos con su pareja, se sumergen en una especie de “juego” donde especulan cuándo será el momento de parar. Visto desde afuera puede ser merecedor de miles de críticas, hay casos donde la gente critica a parejas que llevan 9 u 15 años en tratamiento, lo ven como una pérdida de tiempo, como una obsesión, como un capricho… y lo cierto es que más allá de estar o no de acuerdo con esas decisiones, lo más importante es tener en cuenta que es la vida de ellos, que ellos deciden, que ellos hacen de su vida un colectivo y dejan subir a quién quieran, es totalmente incorrecto meterse en estas decisiones, sólo la pareja de desplumados sabe de su camino y su anhelo y deseo de seguir adelante. Podes compartirlo o no, pero lo que no podes hacer es juzgar o meterte. Y lo cierto es que a los desplumados poco nos importan esas críticas. 

Y por otro lado, existen esas parejas que simplemente bajan los brazos con sólo uno o dos intentos, y tal vez queda esa sensación, tanto para los médicos como para el entorno, que deberían haberlo intentado más, pero pocas veces nos preguntamos que es “más” para ellos, cuál es el límite de esa pareja. En definitiva son consensos, acuerdos que se establecen y ahí quedan, con esa seguridad de que lo intentaron, por más que para el resto quede ese gustito a poco.

Lo que quiero decir es que existen tantas maneras de caminar la infertilidad como parejas de desplumados haya, no hay recetas, no hay parámetros, hay deseos, deseos que te llevan hacia un gran objetivo. Pero inevitablemente uno se nutre de estas historias, se identifica con algunas, lee o escucha otras con las que comparte plenamente, busca identificación con los logros para caminar más aliviado y toma los fracasos como alertas para saber cuándo decir basta.

¿Y cuándo decir basta?, ¿en el quinto, en el sexto, en el segundo tratamiento?, ¿y si lo intentaba una vez más y lograba el positivo?, ¿y si dejaba todo en el cuarto y no llegaba hasta el noveno?, ¿me hubiese ahorrado tanto sufrimiento, esperanzas, años y energías?. Son preguntas que no tienen respuestas, están en el corazón de cada desplumado o esperan ser respondidas en “sala de espera”.


Sin embargo, hoy el Patito de la Duda decidió salirse de la fila… entre los miles de Patitos quiso llamar la atención. Decidí darle este espacio, y siento que fui demasiado generosa en hacerlo. Aun no estoy preparada para correrme con él y escucharlo con todos mis sentidos. Aun no tengo la respuesta. Ahí quedará por el momento, el Patito descarrilado de la Duda… sé que pronto retrocederé para buscarlo… pero ahora decido seguir caminando con un Pato menos. Que se quede ahí, hoy la laguna es suya. (Y mía también).  

12 comentarios:

  1. Wow, un tema muy delicado de abarcar. Pero mejor sí.. poné ese pato en línea pronto. Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vamos a dejar ahí por un tiempo... es mejor asi!. Tiempo al tiempo, en fin. Besos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Ale! siempre ahí vos! sos un sol. Besotes y toda mi energía para vos.

      Eliminar
  3. muy cierto, yo lo tengo totalmente fuera de fila hace rato, me torturan siempre esas preguntas sin respuesta, que dificil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Laura... son dudas que inevitablemente vienen, quise expresar lo que muchas sentimos. Besotes!

      Eliminar
  4. Exelente relato, me dejaste pensando mal.... Los que te queremos te acompanamos en tus decisiones pero hoy te pedimos que lo dejes en el camino. Les mandamos un fuerte abrazo de oso. Marcos y Tey

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola linda... seguro que así es... el patito solo quedó en la laguna porque decidí no pensar más en ello... lo que quise expresar es lo que sentimos en el camino, que esa duda siempre está, de mirar más adelante aún y preguntarse si estaremos en la misma situación, PERO YO SIGO EN CAMINO... mis energías están puestas en nuestro objetivo... apenas dimos un primer paso... quedate tranquila, acá hay energías para rato!!! ja. Lamento que se haya interpretado así, trataba de hablar en general. Nos espera un excelente año con un nuevo intento... allá vamos!! los queremos, gracias por estar ahi siempre!

      Eliminar
  5. Divinooo Vicky!! Hermoso relato! Me encanta q te expreses de esta formaa! Besotesss!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado. Te he leído a veces, y me quedo contigo. Me gusta tu manera de escribir y evidentemente, me siento muy identificada contigo.
    Ánimo y fuerzas para seguir a delante.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola! bienvenida, muchas gracias por tus palabras. Me gusta encontrar gente nueva en el blog, aunque eso signifique que somos muchos los que pasamos por esto... reenvío el ánimo y las fuerzas. Besos.

      Eliminar